De organizar el cineclub de la Facultad de Medicina de la UB, a tripular el centro cinematográfico por antonomasia. De ejercer la nefrología a convertir su hobby en profesión. De sanar pacientes a hacer películas. Esteve Riambau, actual director de la Filmoteca de Cataluña, hizo un cambio radical en su vida. “Similar al proceso de Jekyll y Hyde” –afirma irónico desde su despacho, repleto de libros, películas y una hilera de pósters con las caras de Visconti, Hitchcock y Welles. Justo al lado de su mesa hay una ventana horizontal. Desde ella se ve la biblioteca de la Filmoteca, su contenido y visitantes. Riambau es el ojo que todo lo ve. No como el Gran Hermano de la novela 1984, desde luego. Sus intenciones son buenas: “La nueva Filmoteca desea dar un buen salto cualitativo para construir nuevas ilusiones”.

Pero queremos acercarnos a la figura de Riambau, a su experiencia, a su pasado. En un principio –cuenta el capitán de la Filmoteca– iba a ser psiquiatra, hasta que pisó un hospital para realizar las prácticas… Pero no se alejó del todo de este campo. Se interesó por el psicoanálisis, un ámbito –dice el experto– “muy, muy cercano al del cine”. Grandes películas como “Recuerda de Hitchock, Nosferatu de Murnau y Persona de Bergman” son prueba de ello.

El cine –afirma Riambau– “es un fenómeno psicoanalítico” que inmortaliza el comportamiento humano. Su textura es porosa, absorbe conocimientos de cualquier disciplina. ¿Y su finalidad? Entretener e informar. Como la tele. Pero el séptimo arte es mucho más que eso… Es una forma de expresión cultural que “debe tratarse de forma adulta”, como objeto de estudio sometido a un método científico –apunta el académico. Y la mejor escuela para saber de cine es el mundo: “cuantas más áreas de conocimiento abarque el hombre, más rica será su visión respecto a una película”. “Matrix está bien, pero si sabes quién es Baudrillard, está mejor”. Lo mismo sucede con Bergman y el escritor Henrik Ibsen, o con Visconti y la ópera.

"Màscares" (E. Cabeza y E. Riambau, 2009)

Después llegan las sorpresas: “No me considero cinéfilo” –advierte de repente. Riambau percibe el cine como un campo en el que profundizar y aprender, pero nunca como un sustituto de la realidad. La famosa frase del revolucionario François Truffaut “L’écran c’est la vie” –la pantalla es la vida– “es algo que odio” –afirma serioso. La actitud de Truffaut, uno de los iniciadores de la Nouvelle Vague, “es patológica”, pues “la experiencia vital” –reitera Riambau– es algo que “no debe mezclarse con los fantasmas de la ficción”.

 

¿Es mejor el cine de antes que el de ahora?

Ni mejor ni peor. Hoy en día ya no se habla de historia del cine, sino de las representaciones audiovisuales. Si miramos hacia atrás, de las pinturas de las cuevas de Altamira a la tecnología 3D, de un fresco de la Capilla Sixtina a la película Avatar, “hay un paso de gigante”. Pero el principio artístico viene a ser el mismo: “la mimesis o representación de la realidad”, que en nuestra era suele traducirse como la intención de “crear un mundo paralelo al nuestro”, una realidad alternativa que se parezca al máximo a la nuestra –añade el autor de la reciente obra Hollywood en la era actual (2011).

¿Consejo para jóvenes críticos?

Su función social es la de acercar películas al público y ofrecerle una lectura de éstas que no ha sido capaz de ver por sí solo. Asimismo –dice un experto que ha dirigido películas, escrito una treintena de libros y publicado reseñas en Cahiers du Cinéma y Dirigido por– los críticos deben ser capaces de amoldar su estilo a los requisitos de cualquier medio –una frase que sirve de denominador común para cualquier ámbito del periodismo.

 Por último, un punto de inflexión: el pirateo.

El tráfico ilegal de películas en Internet es una realidad a la que también debemos amoldarnos. Hay dos posturas: la de la amargura de grandes y pequeñas productoras de cine, que ven sus beneficios minimizados; y la del paraíso de los cibernautas que consumen películas sin pagar. Lo que está claro –señala Riambau como defensor del patrimonio y la memoria del cine– es que el usuario debe entender que el esfuerzo creativo tiene un coste y un producto cultural no debe usarse libremente si el autor que lo ha creado no quiere.

Carles M. Agenjo

Acerca de Carles M. Agenjo

"Un día sin reír es un día perdido" (Chaplin)

»

  1. Nestor dice:

    Me llama la atención el background personal de Riambau. Como alguien de un sector muy diferente llega a dirigir los destinos de la Filmoteca. Es gratificante ver que al mundo profesional del cine llega gente de todos los ámbitos.

    Y después me quedo con su frase de que el cine actual no es peor que el de antes. Esta es una opinión que pocos secundan y me parece que tiene toda la razón. A veces, se magnifica en exceso el cine antiguo, y en ocasiones con un desconocimiento brutal del mismo. Y hay otros extremistas que defienden que el cine antiguo es aburrido y falto de acción, que necesitan explosiones y persecuciones para poder ver una película. Como en todas las situaciones debe imponerse el sentido común y éste nos dicta que hay que valorar las películas, de las diferentes épocas, sin prejuicios previos. Eso nos permitirá conseguir una experiencia integral y gratificante del séptimo arte.

  2. carlesmartinez88 dice:

    ¡Gran comentario, Nestor!

    Intercambiar unas palabras con este hombre me hizo ver que todavía me queda mucho camino en esto del cine y me resultó enormemente útil y provechosa la conversación que mantuvimos.

    La visión compleja, profunda y nada parcial que tiene de los hechos y la historia te ofrece una perspectiva distinta a todo lo que has visto y escuchado con anterioridad.

    Mi intención, cuando disponga de más tiempo, es repetir esta operación con otro gran personaje catalán: el ex rector de la UB, JMª Caparrós.

    ¡Saludos y hasta pronto!

  3. Nestor dice:

    Gracias Carles !

    Y no olvides también otro tema interesante. El hecho de que en el mundo del cine trabaje gente de formaciones bien diversas, da esperanzas de poder conseguir algún día un puesto en el sector cinéfilo.

  4. J. Manuel dice:

    Muy interesante, Carles.
    Está muy bien que se te haya ocurrido y hayas podido hacer la entrevista.
    Ya puestos, ahora que ha fallecido Domènec Font, te sugiero también intentar otro tanto con (de entre los de por aquí…) Romà Gubern, el mismo Lluís Bonet Mojica, Jordi Balló, Àngel Quintana, Arnau Olivar, Jos Oliver, Carles Balaguer, Alex Gorina, …

  5. carlesmartinez88 dice:

    Gracias, Manuel,

    Mi intención es prolongar este ejercicio hasta crear una sección de entrevistas y los nombres que has mencionado son candidatos a protagonizarla, empezando por Bonet Mojica, por ejemplo, un reconocido crítico de La Vanguardia.

    ¡Hasta otra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s