¿Se imaginan algo repulsivo ensalzado como obra de culto? ¿Lo asqueroso perdurando en la historia? ¿Y por qué no? Tras bucear por los océanos de la literatura, hallamos historias descabelladas que, por su contenido explícito, visceral, a veces escatológico, generan controversia y alcanzan la fama.

¿Y en el área cinematográfica? En menor medida –pues el cine tiene poco más de cien años– pero también se da. Desde un punto de vista menos intelectual, más intrascendente. En las películas gore, por ejemplo, donde suelen imperar exceso, desorden y destrucción física del ser humano. Rasgos que cumple de sobras el primer largometraje de Sam Raimi, Posesión infernal (1981), paradigma de la comedia repugnante, primera parte de una sangrienta trilogía y ganadora a Mejores efectos especiales en el Festival de Cine Fantástico de Sitges. Una película, además, que es causante, junto a Mal gusto (1987) y Braindead (1992) de Peter Jackson, de que amantes de la serie B y Z vean gemas donde sólo hay desechos e incitación a la náusea.

Así se manifiesta el subgénero gore, también conocido como splatter. Sobre todo su vertiente cómica, un maloliente grupillo de películas cutres y gamberras, filmadas con una perspectiva extremadamente dionisíaca que no concede espacio al decoro. Sólo a la incorrección política, manifestada a través de elevadas dosis de violencia pornográfica y explosiones de flujo multicolor. Cine con evidentes síntomas de alergia a los buenos modales de Hollywood. Una miríada de películas que, en definitiva, pretende exorcizar el morbo que llevamos dentro y convertir al público en espectadores clásicos de anfiteatro, sedientos de lucha y sangre.

Portada original de la película "Mal gusto"

Pese a quien pese, las comedias del cine gore, además de las citadas, como la monstruosa Basket Case (F. Henenlotter, 1982) y la película basura de culto El vengador tóxico (M. Herz, 1985), han triunfado. No sólo para los fanáticos de aquella década, que las pudieron ver en cartelera, también para críticos consumados, como Jesús Palacios. El gore “nunca ha estado en crisis”, aseguró recientemente en el festival de cine de Gran Canaria, pues “jugar con los aspectos más oscuros del espíritu humano” es algo inherente a la forma de ser de las personas.

Con esta freaky reflexión queda mejor valorada la película talismán de este artículo. El filme del que quería hablar. The evil dead, mal traducida al español como Posesión infernal, una obra filmada entre amigotes con ganas de excederse, sobre todo el caricaturesco protagonista: Bruce Campbell. La historia trata sobre una pandilla juvenil que encuentra daga y libro en el sótano de una choza y se acaba familiarizando con el diablo.

Aclamado y denostado, el producto es burlesco pero escalofriante, a caballo entre el susto incómodola risa tonta. Es decir, que nunca pretende ser tomado en serio. La película también es una especie de tour maligno por los cimientos fílmicos de Sam Raimi, cineasta marcado por los zombis de George A. Romero y el demonio según William Friedkin.

La noche de los muertos vivientes (1968), El exorcista (1973) y el tremendismo característico del giallo italiano se dan cita en este film, mezclados con un humor ingenuo y juvenil. Raimi, que más tarde daría el salto a la rentable área de las superproducciones, nos presenta aquí su particular modo de ver el miedo con una película amateur, estúpida y abominable que, bajo su putrefacta escafandra, cubierta de vómitos y restos humanos, esconde un débil destello de buen cine, de cine artesano, plástico y hecho a mano. A través de muñecos y la mítica técnica del stop-motion, el director de la comercial Spiderman (2002) pergeñó en los 80 un estupendo trabajo de manualidades.

Bruce Campbell divirtiéndose en la película de Raimi

Contó con pocos medios, un guión mediocre, pésimos diálogos y peores interpretaciones, pero la ópera prima de Raimi es visualmente virtuosa, posee buena atmósfera, reivindica la literalidad del calificativo “visceral” y -lo más importante- ha sido capaz de refrescar -a base de esculturas, máscaras y deformaciones- un género tan gastado como el terror. Y eso es algo meritorio.

Carles M. Agenjo

Anuncios

Acerca de Carles M. Agenjo

"Un día sin reír es un día perdido" (Chaplin)

»

  1. Nestor dice:

    Un brillant anàlisi d’un subgènere denostat però imprescindible alhora de contribuir a l’entreteniment de grans sectors d’espectadors que veuen en aquest cinema una evasió cruenta, un atac directe al bon gust, la qual cosa és el seu principal alicient.

  2. carlesmartinez88 dice:

    Encertat comentari, Nestor.

    El que deuria semblar aberrant i censurable fa uns anys, és lloat actualment per crítics importants i experts, que destaquen d’aquest cinema boig la seva força dionisíaca.

    Per alguna cosa serà que , després de firmar “Bad Taste” i “Braindead”, en Peter Jackson ha acabat realitzant la trilogia del Sr. dels anells i el remake de King Kong…

    Salut!!!

  3. Pol González dice:

    Quin article, nano!

    De les que has dit, ja havia vist Braindead, Bad Taste, Basket Case… però la que comentes no (Evil Dead). Crec que la tinc per aquí, i mai havia pensat de veure-la. Però veient aquesta crítica, me la apunto!

    Vaig a seguir inspeccionant el blog i a agafar idees pel futur!

    Per cert, saps que potser el curs que ve entro a fer Realització d’Audiovisuals i Espectacles? Aviam si hi ha sort i puc fer-ho!

    Salut, i felicitats pel blog!

  4. carlesmartinez88 dice:

    Gràcies Pol,

    No m’agrada mullar-me, però crec que “The evil dead” és una de les primeres comèdies gore (si deixem de banda el “Pink Flamingos” de John Waters i similars).

    Aviam si pots entrar a fer això d’Audiovisuals! Sona molt bé

    A reveure crack!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s