Fecha: 9 de octubre de 2009. Lugar: EEUU. Nueva información: Moon. La primera película de Duncan Jones “toma conciencia de sí misma”. En otras palabras, y dejando a un lado la criptografía freak, el hijo de David Bowie se estrena en la pantalla grande con un film que recupera la ciencia ficción de las últimas décadas y ensancha el abanico de posibilidades que ofrece el género.

El largometraje es innovador. De esos que encierran trasfondo –aunque no esté muy elaborado– y ofrecen varias lecturas. Es de esas películas que despiertan la reflexión en el espectador. Pero a Duncan Jones le cuesta despegarse de los filmes que lo influenciaron durante su cinéfila juventud. Sobre todo de 2001 (S. Kubrick, 1968), Naves misteriosas (D. Trumbull) y Atmósfera cero (P. Hyams, 1981). Claras referencias de su criticado debut.

 

 

Influido por la edad dorada de la ficción espacial, el director inglés ha iniciado su carrera en Hollywood con un script intrigante, escrito por él mismo, que versa sobre las preocupaciones y la soledad del hombre, ese animal social que necesita comunicarse con sus semejantes. Todo ello, envuelto por un entorno futurista y nada efectista. Duncan Jones y los trucos tecnológicos de impacto no parecen compatibles. Al menos de momento.

Luego está el reparto o, mejor dicho, el actor. Moon ha significado peldaños seguros de la escalinata al éxito de Sam Rockwell, actor predominante de la película. El estadounidense encarna aquí a Sam Bell, un astronauta enviado solo a la Luna por un largo período de tres años. Como obrero y capitán, Bell está al mando de una estación instalada sobre el grisáceo satélite. Su misión: recoger minerales mediante gigantescas excavadoras espaciales.

Pese a la carencia de compañías humanas, Sam no estará completamente solo. La estación en la que se encuentra incorpora un robot pensante y parlante llamado GERTY (con voz de Kevin Spacey). Afortunadamente, la máquina se nos presenta como un simpático compañero que vela por la seguridad de su único tripulante, a años luz de asemejarse al cruel ciber-engendro que apareció en la inmortal Odisea de Kubrick.

 

El actor Robin Chalk interpretando al clon de Sam Bell

 

Moon no se atiborra a efectos especiales ni quiere ser ambiciosa. Es de corte más bien intelectual. Tampoco pretende mostrar escenas épicas con objeto de dejar huella en la historia del cine. Es una película de tintes existencialistas y de ritmo algo tedioso que se aleja de las celebraciones con fuegos de artificio para enfocar lo concreto, lo cercano, el conflicto interno del protagonista, su particular psicología, sus aspiraciones y miedos, conformando así una valiosa radiografía del aislamiento, entendido como experiencia insana y venenosa. Con esto, el visionario director ha logrado desvincularse de la amarillenta imagen de revista que adquirió en el pasado, como famoso cachorro de Bowie, y ha empezado a destacar por sus hazañas en el sector del celuloide.

Otro apunte encomiable de esta ópera prima –y aquí llega un spoiler– es el tema que Jones introduce de golpe en la nave, a mitad de la película. El cineasta destapa con mordacidad la aberrante idea de la clonación humana puesta al servicio del más feroz criterio empresarial: ganar dinero a toda costa aunque ello implique convertir al hombre en una máquina con fecha de caducidad.

Con un diseño de producción que parece reparar en gastos y provocando un sabio duelo interpretativo entre Sam Rockwell y su clon, Robin Chalk, Jones se erige con un debut que arrasó en Sitges el pasado 2009. Una historia reveladora, inteligente, que pone sobre la mesa temas de interés y está cargada de intenciones críticas con el mundo que nos rodea y con la tecnología biológica que está a punto de hacerlo. Pero también una película previsible, un tanto ingenua y demasiado cariñosa con algunos clásicos del sci-fi que, probablemente, reposan sobre el podio de títulos favoritos del joven e inexperto Duncan Jones.

 

Carles M. Agenjo

Anuncios

Acerca de Carles M. Agenjo

"Un día sin reír es un día perdido" (Chaplin)

»

  1. plared dice:

    Esta no la he visto, pero si te escribo es simplemente para dar un voto por atmosfera cero , pelicula muy infravalorada. Un western ambientado en el espacio que merecio mucha mejor suerte

  2. carlesmartinez88 dice:

    ¡Y qué western!

    Atmósfera cero és un clásico, simple y pirotécnico, que refabrica “Solo ante el peligro”, trasladando este otro clásico al planeta de la ciencia ficción.

    Como Jones, yo también la tengo en un pedestal esa película.

  3. Nestor dice:

    Interessant anàlisi d’una pel·lícula que pot agradar més o menys, però és innegable la seva vàlua com a peça cinematogràfica. Aporta moltes coses valuoses i és una magnífica carta de presentació per Duncan Jones.
    La interpretació de Sam Rockwell és una autèntica meravella.

  4. carlesmartinez88 dice:

    En efecte, Moon es feixuga, però és un bon començament en això de fer cine.

    Jones i Rockwell ho han fet molt bé. Aviam com serà la nova que dirigirà Jones, “Código fuente”, que està a punt d’arribar a les sales…

  5. j0rdi puigdomènech dice:

    En su momento voté a “Moon” como una de las cinco mejores películas del año, para sorpresa de varios colegas. La recuperación de una corriente importantísima dentro de la ciencia ficción -en la que cabrían títulos como los citados y algunos otros como “Quinteto” o “Phase IV”- caracterizada por la calidad de sus argumentos y la profundidad de sus guiones, en detrimento -aunque sin menoscabo alguno- de la obsesión por los efectos especiales alucinògenos, convierten a “Moon” en un ejemplo a seguir. Un saludo cordial.

  6. carlesmartinez88 dice:

    Gracias por el comentario,

    Realmente son aportaciones muy valiosas las tuyas. No sabía de la existencia de tales películas (Phase IV y Quinteto, un filme de Robert Altman).

    Me sorprende gratamente, además, que votaras a “Moon” como una de las mejores películas de 2009. El filme puede gustar más o menos, pero su calidad narrativa e interpretativa es innegable.

    ¡Saludos, Jordi!

  7. Nestor dice:

    Per cert, sensacional la imatge de capçalera.
    Why so serious ????

  8. carlesmartinez88 dice:

    Gràcies Nestor,

    Ja tocava canviar-lo i l’últim Joker és un personatge que es porta al cor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s