El presente artículo se ha realizado de manera conjunta entre una amiga cinéfila y el autor de este blog. Va dedicado a un gran actor de la historia del cine y a una de esas películas que alcanza el techo del séptimo arte.

Giulia siempre ha sentido debilidad por uno de los actores más fascinantes de la época clásica de Hollywood: Humphrey Bogart. No sólo por el encanto físico del actor, sino –y aquí coincidimos los dos– por ese inigualable estilo que poseía el estadounidense. Un estilo que le sirvió para imprimir su particular sello en la mayoría de filmes en los que hizo acto de presencia. Hablamos del sello Bogart. Con pitillo, americana y sombrero incluidos. Y un puñado de personajes chulescos y despreciativos, pero también altruistas y sentimentales, que hicieron de Humphrey Bogart un artista irrepetible.

Humphrey DeForest Bogart (1899-1957)

Era “el actor que mejor fumaba”, “el feo que siempre fue guapo”, la ovejita negra que logró teñirse de blanco. Dígase como se quiera. Bogart significa talento, estilo. Cuando uno ve sus películas se da cuenta de que ha topado con uno de esos modelos interpretativos a seguir y a imitar que el cine moderno, inevitablemente, ha homenajeado tantas veces. En Sueños de un seductor de Herbert Cross, por ejemplo.

Forjado en las sórdidas y sombrías aguas del cine negro, Humphrey Bogart devino un signo de calidad y confianza dentro del marco estelar del Hollywood clásico. Otras figuras titánicas además de Bogart, como John Wayne, James Stewart y Marlene Dietrich –entre muchas otras– se infiltraron en la memoria colectiva como solventes stars reconocibles por la mayoría de espectadores. La película podía ser mejor o peor, pero ellos nunca defraudaban.

– ¿Vamos al cine?

– ¿Por qué no?

– ¿Qué te gustaría ver?

– No sé, alguna que esté bien…

– Pasan Cayo Largo en el Mèlies a las 20:00

– ¿Qué actores salen?

– Humphrey Bogart, Lauren Bacall y…

– Dos entradas por favor

Y todo gracias al star system, a las decisiones que tomaron las productoras norteamericanas convirtiendo a actores como Bogart en el gran motivo de cualquier film. Bastaba con un título llamativo y un reparto nutrido de famosos para que millones de espectadores de todo el mundo pagasen su entrada y acrecentaran a esa mastodóntica industria vendedora de sueños llamada Hollywood.

Mientras, la estrella norteamericana se dedicaba a troquelar su firme sello en más de una obra maestra y otras cintas que, sin llegar tan alto, también son muy dignas de honra. Ángeles con caras sucias, El halcón maltés, El último refugio, Tener y no tener… El actorazo que deslumbró en el debut de John Huston ha participado en historias atrayentes y muy bien elaboradas sobre barcos y estatuillas, crímenes y enamorados, tensión e intriga, que hoy en día atesoramos como verdaderas joyas cinematográficas. De todas ellas, Giulia y yo hemos escogido la más icónica de todas: Casablanca.

¿Un filme convencional? Sí. ¿Regido por las imposiciones hollywoodienses? Desde luego. La más álgida pieza de Michael Curtiz no inventa nada. Pero es obra maestra. Lo afirmaban los modernizadores miembros de la Nouvelle vague –además de defender las filmografías de Ford y Hitchcock– y lo reconoce hoy hasta el menor de los cinéfilos.

Casablanca posee una belleza intrínseca, incluso sirve como testimonio histórico de la II Guerra Mundial al ser metáfora de la difícil situación política y social que azotaba Europa en aquella época. Pero, ¿qué hace de este film algo inolvidable? El reparto. Más allá de la dirección y de lo dificultoso que resultó el rodaje debido a un guión inacabado, un puñado de talentos hollywoodienses hizo de Casablanca un film que quedó en los anales de la historia. Y eso que el papel protagonista de Rick Blaine, interpretado por el gran Bogart, podría haber caído en manos de otros. Del ex presidente Ronald Reagan, por ejemplo. Los hermanos Warner no querían al protagonista de El sueño eterno. ¿Quién querrá besar a un hombre con esta fisonomía y un corte en el labio? –se preguntaban. “Yo” –afirmó Ingrid Bergman ante ellos. Y el destino de la película quedó escrito.

Claude Rains (Renault), Paul Henreid (Laszlo), Humphrey Bogart (Rick) e Ingrid Bergman (Ilsa)

Bogart, Bergman y varias estrellas del momento –Peter Lorre, Paul Henreid y Conrad Veidt– se unieron bajo la dirección de Michael Curtiz para hacer un film cuyo desenlace era un misterio para todos. Ilsa, el personaje de Ingrid Bergman, no sabía hacia cuál de los dos hombres bascularía finalmente. Los actores se vieron obligados a ser sus personajes, a identificarse con ellos. Sin darse cuenta, el famoso dúo Bogart-Bergman consiguió lo que ningún guión puede alcanzar: insuflar de auténtica vida a los protagonistas de un film.

Y no sólo esto. La relación amorosa entre Bergman y Bogart también simboliza la de muchas parejas reales afectadas por la guerra durante los años anteriores a la caída del III Reich. Incluso la evolución que recorre Rick Blaine a lo largo del metraje –de neutral a homicida– es extrapolable a la postura que adoptó Estados Unidos en 1941, abandonando su política aislacionista para participar en el conflicto europeo y decantarse a favor de la Resistencia francesa. Una acción representada de forma soberbia y lacónica por Humphrey Bogart y Claude Rains –en la piel del Capitán Renault– en la escena final de una película descaradamente propagandística.

La archiconocida escena final de "Casablanca"

Decíamos también que Casablanca se ciñe a parámetros del cine convencional. Su desenlace, sin embargo, se distancia de la mayoría de cintas clásicas. En los últimos minutos, la ética acaba prevaleciendo ante el amor y llegamos a un happy ending curiosísimo. Michael Curtiz sacrifica el «…y comieron perdices» por una melancólica despedida de almas enamoradas –dramática hasta la médula– y otra escena mítica: ese destello de amistad de tintes políticos entre Blaine y Renault. Justo después, más allá de la brumosa atmósfera de aeródromo, sobrevolando las cabezas de todos los personajes, aparece una máxima a inmortalizar: “el amor vence, siempre que no impida otros valores”. Una frase que no es propia del campo cinematográfico, que se remonta a la épica más arcaica, a los mitos griegos, cuando el heroico Aquiles optó por acudir a la guerra de Troya, en vez de construir una vida tranquila y quedar en el anonimato.

Algunos estudiosos sentencian que, si Romeo y Julieta no hubieran muerto, serían un matrimonio muy aburrido. En Casablanca sucede algo parecido. Sus diálogos, interpretaciones y secuencias musicales a ritmo de la romántica “As time goes by” o la patriótica “La Marseillese” son impagables… Pero ¿qué sería la obra cumbre de Curtiz sin una parte final tan arrebatadora? ¿Qué sería de esta genial película sin la ideológica secuencia que la cierra? No queremos ni pensarlo.

Carles M. Agenjo & Giulia Mariani

Anuncios

Acerca de Carles M. Agenjo

"Un día sin reír es un día perdido" (Chaplin)

»

  1. Nestor dice:

    Un exhaustivo análisis. Felicidades !!!
    La verdad es que la carrera de un mito como Humphrey Bogart ofrece material para multitud de artículos.

    Saludos.

  2. Gerard dice:

    Molt bona!

    Me’n vaig corrents a veure la peli de Casablanca, encara no l’he vist, i és un gran clàssic.

    Sublim Giulia i Carles (Yose)!

    • carlesmartinez88 dice:

      Moltes gràcies per comentar!!!

      Si, la veritat és que es tracta d’una cinta molt i molt recomanable, estrenada un any després de “El halcón maltés”, que va fer de Bogart un ídol mediàtic.

  3. carlesmartinez88 dice:

    Agradezco mucho tu comentario, Nestor!

    Y la verdad es que sí, un actorazo como Bogart da para muchísimo. De hecho, son miles los ríos de tinta que se han escrito sobre él.

    Un saludo!!

  4. Francesc dice:

    Molt bo Carles i Giulia! M’ha sorprès i lo del final teniu raó, és un “broche de oro” a la història y a la relació que porten els actors durant el film. El Bogart és un actor amb una expressió única. M’ha fet gràcia lo de que deien “el hombre que mejor fuma”. Molt bon anàlisis de Casablanca sincerament i amb reflexions molt interessants sobre el film.

  5. carlesmartinez88 dice:

    Gràcies Francesc,

    La idea era rendir tribut a Bogart i Casablanca, com pots veure a l’inici de l’article, però també voliem sorprendre a l’espectador fent una lectura del film que no estigués circumscrita al camp cinematogràfic.

    La carrera d’Humanitats de la UIC i la de Polítiques de la Pompeu han anat molt bé en aquest sentit.

  6. Giulia dice:

    Gracias a todos por los comentarios!
    Esperamos teneros entretenidos con los próximos artículos!

    Yose, como diría Tom Cruise en “Jerry Maguire”: sigue así, campeón!

  7. Dr. Fabricci dice:

    Potser aquest sigui un d’aquells actors que no només destaquen pel seu talent ¿innat?, sinó que també té la capacitat de injectar una dosis de carisma a tots els actors i actrius que l’escorten a cada pel·lícula.

    Fent un simil futbolístic, en la redacció d’aquest article es nota que ‘sents els colors’ i que la teva admiració per un dels grans fora de tot dubte. Anàlisis com aquest ens donen una petita idea de la dimensió que van adquirir les seves interpretacions.

    Si Humphrey tornés, per un moment, al segle XXI, segur que et donaria les gràcies.

    • carlesmartinez88 dice:

      Hola Fabricci,

      L’has clavat molt. A les pel·lícules on Bogart apareix, no solen ser els directors els que arranquen interpretacions memorables, sino el propi Bogart el que les fabrica i arrenca les dels altres actors i actrius.

      Molt encertada també aquesta comparació amb el futbòl. Hi posem ganes i esforç per parir articles com aquest.

      Pel que fa a la teva frase final, és la guïnda del pastís! Com diria el Schuster: ¡¡No hace falta decir nada más!!

      Una abraçada i fins aviat!

  8. Joanot Martorell dice:

    Gran crítica. En els temps que corren si una cosa falta són crítics amb talent com vosaltres.

    Bons coneixements previs, bon contingut, bona forma, bon disseny de la pàgina.

    Continueu així

    • carlesmartinez88 dice:

      Benvolgut Joanot,

      Gràcies per afegir el teu comentari. Les teves paraules son la recompensa d’un previ esforç i ens animen a seguir publicant coses sobre actors i pel·lícules de renom.

      Salut des de Barcelona!

  9. Chiquita de Bonanza dice:

    Una crítica estupenda!! A la altura del gigante Bogart.

    Felicidades por tu blog, estate bien seguro de que leeré todo lo que escribas y ¡sobre todo si es sobre cine clásico!

    Besos!

    P.D: Creo que este es el principio de una hermosa amistad…

  10. carlesmartinez88 dice:

    ¡Muy buenas Chiquita!
    ¡Muy bien elegido este nick! jajaj

    Agradezco mucho tu felicitación. Y si esperas artículos y críticas de cine clásico, te aseguro que con este blog quedarás servida!

    Petó i a reveure!!

    PD: Yo también lo creo

  11. marcos dice:

    Excelente poder compartir con tanta gente esa admiración por este “gigante”de la pantalla que fué Bogart. Como gran seguidor de él recomiendo los siguientes títulos: “La ReinaAfricana” (oscar como mejor actor para Bogie), “Sabrina”, “El Teroro de la Sierra Madre” (oscar para el director: John Huston y oscar al mejor actor de reparto para el padre de John, Walter Huston; “The Roaring Twenties” (junto al inolvidable James Cagney considerada por muchos la mejor película sobre la época de la ley seca incluso hasta el día de hoy); “No somos angeles” (junto a ese actorazo que es Peter Ustinov que nos deleitara con su magistral interpretación de Nerón en “Quo Vadis” y que después se comiera la cancha como el inspector Hercules Poirot en “Muerte en el Nilo”); “Conflicto”; “Las dos señoras Caroll” (junto a Bárbara Stanwick); “La condesa descalza” (junto a Ava Gardner); y tants otras. Gracias por provocar tan lindos recuerdos.

  12. carlesmartinez88 dice:

    Gracias a ti, Marcos

    Realmente, Bogart es un actorazo que dio para mucho.

    ¡Hasta otra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s